Los inevitables daños que sufres cuando te guardas tus sentimientos


A medida que vamos creciendo llega a nuestra mente la idea de parecer fuertes ante los demás, aunque tengamos mil y un problemas rondando nuestra cabeza. Hoy valoramos poco los sentimientos y dejamos a un lado las ganas que tenemos de llorar, de expresar nuestro pesar, y todo por miedo a romper esa imagen que los demás tienen de nosotros. Pero tristeza no es sinónimo de debilidad.
 
Más bien es todo lo contrario: no es malo ocultar la verdadera esencia, pues solamente quien es honesto con sus sentimientos es capaz de mostrar a los demás la verdad de su ser; de lo contrario vivirá reprimido, infeliz, y tarde o temprano ese malestar emocional se va a manifestar en su salud física y mental.
 
No tengas miedo de enseñar tu verdadera identidad, tu propio “YO”. No importa lo que hagas, la gente siempre va a hablar (mal o bien). Pero si eres honesto contigo mismo y expresas tus sentimientos, sabrás que quienes se quedan a tu lado en los momentos difíciles son las personas que valen la pena en tu vida.

1. Reprimir emociones conducirá a conflictos con tu pasado


Recoger experiencias negativas es un mal hábito muy común en la actualidad. Cuando no dejas ir esos pensamientos negativos, se quedan en tu cabeza y envenenan tu alma, amargándote más la vida. Si dejamos de expresar lo que nos molesta poco se puede hacer para mejorar la relación y llegar a acuerdos. Si frenas tus lágrimas ese sentimiento que comienza como tristeza y pesar se convertirá en odio, ira  y rencor, y traerá a tu vida enorme sufrimiento y peleas innecesarias.

Piénsalo bien. Quizás en un comienzo te cueste trabajo pero es mejor decir las cosas en el momento oportuno, porque de cualquier forma la verdad saldrá a la luz tarde o temprano. Siempre es mejor hablar calmadamente, de manera asertiva y sin explotar, en lugar de intentarlo cuando las cosas han llegado a un punto en el que no se puede arreglar nada.

2. El malestar emocional se convierte en dolencias físicas


Lo mejor siempre es manifestar tu sentir. Si no lo haces tu cuerpo te hará ver que es necesario exponer los sentimientos negativos de alguna manera, y lo puede hacer a través de enfermedades y dolor físico. 
 
Existe una estrecha relación entre el malestar de algunos órganos y nuestros sentimientos negativos. Aquí se mencionarán algunos: 

● La preocupación y el miedo suelen tener relación directa con problemas en riñones y vejiga. 
 
● La rabia acumulada se manifiesta con daños en el hígado
 
● La tristeza puede perjudicar los pulmones
 
● Aquellos que tienen problemas de ansiedad pueden manifiestar malestar estomacal.
 
Las emociones que no son expresadas, la ira acumulada, la depresión, el estrés y todo lo que altera la mente siempre buscarán una salida, muchas veces a través de enfermedades. Es preferible ser abiertos y decir lo que sentimos en el momento correcto, de lo contrario podría acarrear problemas graves a nuestro organismo. 
 
Muchas personas canalizan ese estrés y esa ansiedad a través de la meditación, la actividad física, el yoga o cualquier disciplina que colabore con el control de las emociones. El cambio se da paulatinamente, con constancia, disciplina y esfuerzo. Deja de pensar que eres débil por expresar tus sentimientos, pues tiene mayor valor y mérito quien se muestra autentico, tal como es. 

3. Si quieres estar bien debes dejar ir lo que no sirve


Esto lo hemos mencionado muchas veces: tenemos que dejar los apegos negativos; es importante hacer a un lado todo aquello que nos debilita. Es verdad que para crecer debemos tomar en cuenta nuestras experiencias dolorosas, pero quédate solamente con lo que aprendiste de ello, no con el dolor.

Muchas veces la infelicidad es producto de nuestros actos u omisiones. Si no perdonamos no podremos ser felices, el rencor nos atrapa en ese momento lleno de dolor, y estancarnos en el pasado es lo peor que podemos hacer. Si deseas superar todo pesar aprende a perdonar y a dejar las heridas atrás, ya verás que la carga de tus hombros se hará más liviana.

4. Tu cuerpo te da un aviso cuando algo está mal


Escucha a tu cuerpo, pues te enviará señales cuando la situación sea complicada. Recuerda que para evitar malestares, enfermedades y dolores físicos de este tipo debes sanar tu mente; recuerda que todo en nuestro organismo está conectado y lo que nos daña por dentro se manifestará por fuera, si no aprendemos a lidiar con ello.

¿No sabes qué camino tomar?, fíjate en tu salud. ¿Eres feliz dónde estás?, trabaja para cambiar lo malo. Si tu vida se siente vacía lo mejor es evaluar y reconectar con tus emociones, para que vivas en armonía. No olvides que tu bienestar también está ligado al de tu familia y al de todos aquellos que te rodean.

Espero que después de conocer lo que le puede pasar a tu cuerpo seas capaz de mejorar y trabajar para estar bien mentalmente. Deja de pensar que esos dolores de cabeza repentinos son casualidad, escucha las señales de tu cuerpo y sana esas heridas emocionales que no te dejan vivir en armonía.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *