¿Alguien que amabas te engañó? No te deprimas, perdío más que tu y al final tu sales ganando

Estadísticas recientes indican que alrededor del 85% de las personas han sido engañadas por sus parejas. Por lo tanto, si pasaste por esto no estás sola o solo, y si otros han podido seguir adelante con su vida, tú también puedes hacerlo. Recuerda bien estas palabras (hoy quizás no tengan sentido, pero un día lo si lo tendrán): perdiendo, se gana. Continua leyendo.

Desgraciadamente, como puedes apreciar, la cifra de infidelidad es muy alta, tanto que ya se considera estadísticamente “normal”. Pero, como siempre, lo “normal” no significa que sea algo bueno o aceptable.

Cabe aclarar que muchos se sobreponen a una infidelidad. A pesar de que no es del todo fácil, es posible; es una decisión que corresponde solamente a la pareja en cuestión y a todo lo que conlleva. Sin embargo el día de hoy haremos referencia a aquellos casos en que la relación se corta de forma definitiva, tras la amargura de una traición.
Finalizar una relación es casi como enfrentarse a la muerte de un ser querido, se le compara al proceso de duelo que vive una persona ante este terrible hecho de la vida. Se atraviesan varias etapas, se experimentan distintas emociones y no necesariamente de forma lineal: tristeza, culpa, enojo, negación, aceptación… Puede ser un duro y largo proceso de vivir en soledad. No dudes en pedir ayuda; puede ser un amigo, un familiar o incluso un profesional. Si eres una persona con fe o creencias religiosas, refugiarte en el aspecto espiritual te será de gran ayuda. 
 
En una situación de infidelidad pareciera que el que engaña es el “ganador”. Se retira feliz y victorioso, mientras que el engañado es el triste “perdedor”. Pero no nos apresuremos en sacar conclusiones, a medida que pasa el tiempo las cosas se caen por su propio peso.
 
A continuación te expondremos 6 razones por las cuales al perder, en realidad ganaste:

6. Más temprano que tarde, “la otra” tendrá una nueva “socia” 


Si crees que “la otra” te ganó, analiza su premio: una persona infiel, traicionera, mentirosa, en otras palabras, una persona que no vale la pena. No se da cuenta que ahora que pasó a ser “la oficial” dejó vacante el puesto de “la otra”, muy probablemente pronto le encuentren reemplazo.

5. Aprendes de lo vivido


Toda situación por la que atravesamos, sea buena o mala, nos deja una experiencia, un aprendizaje de vida. Tras este trago amargo probablemente tengas más herramientas para escoger a tu siguiente pareja, o advertir si las cosas no andan bien en tu próxima relación.

4. Adiós. Gracias por participar


La persona que te engañó no merecía tu confianza. Tarde o temprano lo iba a hacer, finalmente lo ha hecho y esta es la oportunidad para sacarla de tu vida.

3. Lo que no te mata te fortalece


Tu capacidad de sobreponerte a una mala experiencia de vida sin duda será mayor, esto es a lo que los psicólogos llaman resiliencia o temple. Porque cuando se llega a tocar fondo, la única dirección en la que puedes avanzar es ¡hacia adelante!

2. Piensa en ti


Después de la traición es un buen momento para hacer un pare en el camino, reflexionar y echar una mirada hacia tu interior. Retomar las riendas de tu vida, conectarte con tus metas y tus más profundos anhelos, redescubrirte a ti misma. Hacer actividades que te hagan sentir viva, que las hagas con gusto y pasión; pueden ser cosas que habías abandonado mientras sostenías una relación, o explorar nuevos pasatiempos para encontrar algo que te haga sentir feliz y plena.

1. Es tu oportunidad de crecer como persona


Seguro has repasado en tu mente una y otra vez por qué pasó esto con tu relación, tratando de encontrar motivos y culpables. No te apresures, sé amable contigo misma. Haz esta reflexión cuando te sientas mejor y te sea posible analizar las cosas con la cabeza fría. No seas muy exigente contigo, si bien es cierto que una relación es de dos personas, la decisión de incluir a una tercera no fue tuya. Piensa sobre qué aspectos puedes cambiar o mejorar en el futuro, y qué cosas no buscas ni quieres más en una pareja.
 
Se dice que toda crisis equivale a una oportunidad, tú decides si haces de esta una oportunidad para recuperar tu vida, continuar adelante y ser feliz. La historia está llena de grandes personajes que después de un episodio de intenso dolor, lograron no sólo salir adelante, sino crecer de una forma que nunca hubieran imaginado, ya sea en el área personal o en la profesional. En este mundo lo único constante es el cambio, la vida tiene preparadas cosas grandes para todos nosotros; el secreto está en no poner resistencia, fluir y seguir adelante…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *